El pasado fin de semana, la acusación particular, el equipo legal que representa a la familia de la difunta Berta Cáceres y Gustavo Castro, siendo éstos los mismos abogados que representan al Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), fueron excluidos de toda participación en el juicio pendiente tras no haberse personado ante el juez en el momento del comienzo del mismo. Esta decisión se tomó en base a lo solicitado por la fiscalía y la defensa, de acuerdo con el procedimiento previsto en el código procesal penal hondureño cuando se produce la ausencia o abandono por parte del acusado o de la acusación. COPINH ha paralizado y retrasado el inicio del juicio en numerosas ocasiones con la interposición de recursos legalmente infundados.

“Ya no cabe duda, COPINH acaba de mostrar al mundo que está mucho más preocupado por evitar un juicio justo, que por lograr que se haga justicia verdaderamente, y esto es una vergüenza para la memoria de Berta Cáceres”, dijo Robert Amsterdam, consejero internacional y abogado de Desarollos Energéticos (DESA), la compañía hidroeléctrica cuyos dos ejecutivos se encuentran entre los acusados en el juicio. “Cada una de las acciones que han tomado, las cuales culminan con esta estrategia calculada, han tenido como objetivo violar la presunción de inocencia, convertir el proceso en un ejercicio propagandístico y complacer a los donantes occidentales para así poder continuar luchando contra el desarrollo económico y la creación de empleo para el ciudadano de a pie y los hondureños en general.”

Esta coyuntura se ha producido después de que salieran a la luz varios descubrimientos recientes los cuales sugieren que tanto la fiscalía como la acusación particular ocultaron y distorsionaron la prueba exculpatoria. Esto plantea serias dudas respecto a los cargos presentados en contra de Sergio Rodríguez y David Castillo.

Según las pruebas publicadas recientemente, el día de su muerte, Cáceres había estado en contacto con un periodista suizo con quien compartió sus temores sobre las amenazas recibidas por parte de una compañía minera, sin embargo, esta información ha sido totalmente ignorada por los medios de comunicación que no han dado cobertura alguna a esta información que podría ser clave para el caso. Los mensajes de texto también muestran que COPINH ha manipulado a los medios de comunicación y a las ONG trayendo a falsos partidarios que no residen en el área en cuestión.

El Sr. Amsterdam cree firmemente que COPINH ha abandonado el proceso porque “sus objetivos no tienen nada que ver con encontrar a los verdaderos culpables del crimen, ni tampoco se preocupan por los derechos constitucionales de los acusados”. Esos derechos, dice el Sr. Amsterdam, son violados cada vez que COPINH presenta un recurso completamente infundado ante el tribunal, que parecen únicamente estar diseñados para dilatar o suspender el juicio.

Pronto Amsterdam & Partners LLP va a publicar un documento en el que se exponen todos los hechos en torno a este caso.

Mas información se puede encontrar en la pagina https://casocaceres.com.